Sumario. Viene el Día de la Juventud en Venezuela y también el Día de la Amistad, buenas fechas para detenernos y reflexionar en algunas situaciones de riesgo y urgencias que enfrentan los NNA y jóvenes venezolanos: abuso infantil, ideación de suicidio, soledad. ¿Se puede hacer algo desde el hogar, la escuela y la sociedad civil? Sobre eso escribo sin dejar de apuntar responsabilidades del gobierno.

Les dije a los estudiantes que ya se habían acabado las clases del día, que era hora de irse. Entonces un chico me dijo que en sus casas estaban muy solos, que en el instituto podían conversar, reírse un rato…”. Eso me lo contó la directora de uno de los colegios universitarios de Fe y Alegría cuando se reiniciaron las clases presenciales.

La soledad no ayuda a los jóvenes. A nadie, mejor dicho, pero, viene el Día de la Juventud en Venezuela, se dirán discursos recordando aquella batalla en La Victoria y se obviarán las “batallas actuales” de niños, niñas, adolescentes y jóvenes en el país.

Nos dicen los estudios de Psicodata (2023) que la principal causa de estrés en el venezolano es la economía y se entiende con una inflación súper elevada, los sueldos por el suelo, las familias están preocupadas y ocupadas tratando de ver cómo dan de comer a los hijos. Y en las escuelas a los maestros (con los salarios más bajos en la educación pública de América Latina); les cuesta poner su cerebro creativo a favor de la observación para detectar cualquier alteración del ánimo de los estudiantes cuando ellos mismos no saben de donde saldrá el dinero para los pasajes o la comida de los hijos.

Mientras tanto una amiga directores me comentaba que, en su colegio de Caracas, un alumno de 13 años se suicidó el mes pasado y el hecho los ha consternado a todos. Según el Observatorio Venezolano de la Violencia, en el país ha aumentado la tasa de suicidios desde hace unos años, siendo las edades entre 15 y 24 años las más vulnerables. Nuestra tasa actual es de 8.5/100.000, para que tengamos una idea: la de México es de 6.2; la de Ecuador 7.9 y si bien estamos muy lejos de la de 23 (Uruguay), Venezuela no aparecía en estas listas.

Entre niños, niñas y adolescentes, la salud mental es preocupante. Según el Servicio de Asistencia Psicológica de CECODAP, de 5065 personas atendidas en el primer semestre del 2023, al menos 764 presentaron casos asociados a las alteraciones de los estados de ánimo y, de esa cifra, en el 28,95 de las consultas, el tema fue ideación suicida, o sea, niños, niñas y adolescentes que han pensado en la muerte o se cuestionan qué pasaría si no existiesen. Son datos aportados por los informes Somos Noticia de Cecodap. ¡Cómo para ponernos a pensar a todos! ¿No creen?

Sume usted que el abuso infantil es una realidad en Venezuela: 14 casos diarios, indicaba el 26 de enero en su primera plana La Prensa de Lara.

Para no cansarles pues, los niños, niñas, adolescentes y jóvenes están muy indefensos en este país, y con mucho riesgo. No podemos sentarnos a esperar que la Emergencia Humanitaria Compleja se termine, que la economía mejore de manera sustancial, que se eleven los salarios según lo exige el artículo 91 de la CRBV, o sea, que cubra las necesidades básicas de los trabajadores y de sus familias.

Tenemos que activarnos tanto en los hogares como en las escuelas y en organizaciones de la sociedad civil. Los NNA y jóvenes necesitan ser escuchados, incluso en sus silencios, ameritan ser acompañados, confiar en los que le rodean. Eso se aprende. Escuchar es un arte, es diferente oír que escuchar. Se oye la lluvia caer, pongamos atención o no, sin embargo para escuchar hay que observar tonos, gestos, dejar el teléfono a un lado, mirar los rostros, evitar prejuzgar, saber hacer preguntas pertinentes… Insistimos, observar a ese hijo, a ese alumno que falta de vez en cuando o que ha cambiado su estado de ánimo…

Hay que aprender a acompañar a los hijos, a los pequeños y a los adolescentes. Además de preguntar cada día cómo les fue en la escuela (ojalá tengan la suerte de tener clases más de dos días a la semana), qué aprendieron, qué les gustó, qué no les gustó Si expresan varias veces no querer ir al colegio, averiguar la causa… Y en la escuela, mucha atención y escucha desde el portero hasta el director, ser creativos para que haya diversas estrategias para que se expresen: el Facebook de papel -cartelera, pues-, dibujar cómo se sienten, cartas imaginarias, juegos de roles, observar los silencios, crear un clima de confianza para que se puedan acercar a los maestros, profesores guías. Recordar lo importante de tratar estos temas con los padres y representantes.

Hay que pensar también en la necesidad de actualizarnos en temas como la educación mediática, el ciberacoso… Hay especialistas en este país que pueden cooperar en ello.

Son muy útiles las organizaciones juveniles que ayudan crear grupos de referencia. Hay organizaciones como Huellas (existen niveles para varias edades) de los colegios a la Compañía de Jesús, también funcionan en colegios de Fe y Alegría; hay otras organizaciones como @impronta en Caucaguita, por mencionar alguna. O también esos clubes deportivos o culturales. Lo importante es que haya grupos de referencia.

Hay que recordar también a las autoridades que el Sistema de Protección de NNA deber ser fortalecido para que pueda llegar a más, para que tengan especialistas a los cuales recurrir.

Mucho que hacer pues, a favor de nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes. No lo dejemos para después.

Redes sociales: @luisacpaz

Twittear
Compartir
Compartir
Pin