Saltar al contenido

Los puntos sobre las mesas

Sumario. Para entenderse y llegar a acuerdos, hay que sentarse con los diferentes. Se ha anunciado que tal vez se reanuden las reuniones en México entre el gobierno y una parte dela oposición. También todos los políticos que dicen querer cambio de gobierno deben ponerse de acuerdo en unas cuantas cosas. Sobre qué pondría yo en esas mesas escribo.

“Estamos dispuestos a reunirnos en donde sea”, dijo hace poco a los periodistas Nicolás Maduro. Y en diversas fuentes hemos leído que es probable que se reanude en México la mesa de diálogo -o negociación- no es lo mismo, pero, ambos caminos pueden conducir a acuerdos. Cuando escribo estas líneas, escucho en el noticiero, que en Paris se reunirán representantes de ambas partes. Saludamos cualquier reunión, pues, aunque sean difíciles y los resultados no son inmediatos, es mucho mejor que seguir de brazos cruzados, esperando que el maná venga del cielo, el maná no va a venir, hay que hacerlo aquí.

Si yo pudiera ir a esa mesa en México pediría, primero que se escucharan ambas partes, que se escucharan de verdad y no sólo para ver cómo se le cae al otro, descalificándolo. Ha habido muchos insultos, incluso acusaciones graves de lado y lado. Les recordaría lo que Mandela aconsejó a los burundíes en el año 2.000, cuando se dispusieron a sentarse a ver si terminaban con el conflicto bélico abierto que tenían y cito de memoria, según Mandela, uno se sienta con los que piensan distinto, no se puede ir con posturas de “todo o nada”, hay que estar dispuesto a ceder (Mandela, “Conversaciones conmigo mismo”, Planeta 2010).

Además de esos consejos sobre la actitud necesaria, recordaría que deben estar sobre la mesa los sufrimientos de la mayoría de los venezolanos: los que no comen todos los días -porque la inseguridad alimentaria sigue siendo muy grande-, a los niños y niñas, como los pacientes del JM de Los Ríos, que mueren por falta de tratamiento, por falta de trasplantes, en edades que son para jugar y estudiar; los de la tercera edad cuyos pensiones no les da para comer ni mucho menos para medicinas y tratamientos.  También les pediría por la educación, en verdadera emergencia, esté en esa mesa, pues realmente está muy mal y se requiere una gran alianza para salvarla, recordar que ningún país ha salido de su crisis sin una educación de calidad, y claro, les daría los datos de lo que gana un maestro y les preguntaría su creen que con eso se vive. Pondría el artículo 91 de la CRBV sobre la mesa, solo para que digan si se está cumpliendo; pondría la necesidad imperiosa de reconstruir el aparato productivo, son héroes los que en este país insisten en producir con tan pocas garantías y con esos privilegios que se tiene para importar y no para producir.

Igualmente  recordaría la necesidad de mejorar los servicios públicos, porque la mala calidad de vida por esa situación mantiene a la mayoría de los venezolanos con mucha angustia.   Tampoco no olvidemos el punto de los presos políticos como Javier Tarazona, Ronald Carreño y todos esos que el Foro Penal contabiliza. ¿Hasta cuándo?  Incluyo también el tema de la cantidad de emisoras de radio que han ido cerrando, a veces sin ninguna explicación: una democracia sana debe tener informados a sus ciudadanos…

Acuérdense de colocar el tema del delito organizado, que sigue creciendo, no es sólo en la cota 905 o en algunos puntos fronterizos, bandas armadas que amedrentan a los ciudadanos, que son “verdaderos gobiernos”, que reclutan niños y adolescentes: pregunten a @Cecodap. Es necesario recuperar espacios de paz para los ciudadanos. Y metan, por favor, el tema del deterioro ambiental, la deforestación feroz de esa zona del estado Bolívar bajo el ropaje legal del Arco Minero.

También hay que pensar que no sólo en esas mesas, con el gobierno y parte de la oposición. Todos esos políticos que dicen querer un cambio para que mejore la situación de la mayoría de los venezolanos, para que se reduzca la desigualdad, deben sentarse y ponerse de acuerdo, trascendiendo sus posturas personales, pensando en el “bien común”, haciendo política la buena, como dice el Papa. Un paso bueno ha sido esa Comisión electoral para las primarias, conformada por gente que viene de la academia, empresad, ONGs. En esa mesa también tienen que pensar en los sufrimientos de la mayoría. Sería bueno para ambas mesas leer completico los datos de la ENCOVI, esa maravillosa encuesta de la UCAB, que dio a conocer este  10 de noviembre. Vean, por ejemplo, cuántos chamos en edad escolar están fuera de las aulas, por ejemplo.

Para ambas mesas, propongo también que pongan el tema de los DDHH;   hay unas cuantas organizaciones que les pueden ayudar a actualizar cuál es la situación y verán que es realmente de emergencia. Y no olviden que los DDHH son interdependientes.

De igual manera, no sería malo que hicieran uno de esos talleres para ver cómo se crece en empatía, o sea en la capacidad de ponerse en el puesto del otro. En Fe y Alegría se ofrecen. Al igual de trabajar los pensamientos para convivir: el pensamiento causal (por qué las cosas están como están), el pensamiento consecuencial (qué pasará si yo actúo de esta manera o de la otra), el pensamiento alternativo (qué más puedo hacer), el pensamiento medio–fin (qué ruta necesito para lograr las metas).

Saludamos que se pongan esas mesas y las necesarias. Los ciudadanos y ciudadanas necesitamos soluciones.