Sumario. En enero hubo en Venezuela 303 accidentes de tránsito con un saldo de 112 muertes, según el OSV. Las calles y las carreteras venezolanas llevan años convertidas en guillotina, en una jungla donde priva la ley de la selva y ganan los más fuertes en detrimento de los más vulnerables. Urge incrementar la ciudadanía en la calle, cada actor con sus responsabilidades. Sobre esa urgencia escribo.

En nuestro país, según las noticias en torno a la época de carnaval, fueron movilizados 154.000 funcionarios para “garantizar la seguridad de los viajeros en estos días de asueto”. ¿Se dan cuenta del número de funcionarios para “cuidar” a los viajeros? ¿Eso significa que los venezolanos no saben comportarse en las carreteras, agrediendo y hasta matándose? Tiene que llamarnos la atención ese comportamiento poco ciudadano, responsable y poco solidario de choferes, motorizados, ciclistas y también de transeúntes en nuestras calles y carreteras.

El mes pasado, según datos del Observatorio de Seguridad Vial (OSV), se produjeron más de 300 siniestros viales con un saldo de 112 fallecidos. ¿No les parece que se pudieron evitar tantas víctimas? Aunque la cifra es menor si la comparamos con la de enero del 2023, según la misma fuente, (reseñado por El Impulso), sigue siendo alta.

Venezuela lleva años con carreteras y calles en las ciudades convertidas en guillotina, una jungla en donde priva la Ley de la selva, esa en donde ganan los más grandes, los más fuertes, en detrimento de los más vulnerables, los más pequeños, los ancianos, los que tienen alguna discapacidad, los que necesitan sillas de ruedas para movilizarse, los invidentes… En el 2020, por ejemplo y para que vean que no se trata el 2023, según la OMS, hubo en Venezuela 11127 víctimas fatales a causa de este tipo de accidentes. ¿Leyeron bien la cifra?

Entre las causas principales de dichos accidentes están: el exceso de velocidad, consumo de alcohol, “distracciones” del conductor (ya sea un vehículo, moto o bicicleta), uso del celular mientras se conduce, no usar el cinturón de seguridad… Añádase el mal estado de muchas vías, ya que al tratar de evadir huecos se producen accidentes graves. De igual forma hay que mencionar los transeúntes que, al caminar por las orillas de las calles o carreteras, son heridos o mueren producto de un arrollamiento o accidente vial.

También es común que quienes conducen se “traguen flechas”, no respeten los semáforos ni rayados de peatones¸ igualmente es común encontrarse con semáforos en mal estado, falta de rayados para peatones, personas que estacionan en sitio prohibidos… ¡Todo eso influye!

Por todo lo anterior, urge trabajar para incrementar la ciudadanía en la calle. Todos tenemos responsabilidades en la calle y si cumplimos las normas, el beneficio será para todos.

Choferes: respetar semáforos, disminuir la velocidad al acercarse a las esquinas, estacionar sólo en lugares designados para ello, respetar el flechado, poner atención al volente, evitar manipular el celular. Nada de jueguitos como competir en la vía… Tener moral autónoma, esto es, respetar siempre las normas y las leyes, aunque no haya funcionarios vigilando. Choferes usando su cinturón de seguridad y garantizar que todos los pasajeros lo hagan.

Los choferes de unidades de transporte públicos no andar “corriendo” en las calles, ni detenerse a recoger pasajeros en cualquier sitio sino en los lugares señalados para ello, además de las otras normas que son para todos.

Los motorizados y ciclistas, además de respetar las normas mencionadas, andar con sus cascos, no llevar más pasajeros de la cuenta. Los motorizados generan muchos accidentes y también están dentro de las víctimas mas frecuentes.

Los peatones deben respetar semáforos, atravesar las calles por las esquinas, por el rayado si existiera, caminar por las aceras y no por las calles… Evitar hablar por el celular o mirando mensajes mientras conduce. Hay que poner atención a todo…

Las autoridades: mantener en buen estado las vías, los semáforos, el rayado para los peatones…

Todos debemos hacer campaña para que se respeten las normas de tránsito: autoridades, medios de comunicación, las escuelas… En estas últimas, ayuda mucho el organizar brigadas de alumnos para las horas de entrada y salida de estudiantes; además de educar, previene accidentes y brinda educación vial a los vecinos.

La Red Ignaciana de Lara que agrupa a organizaciones vinculadas a la Compañía de Jesús en dicho estado, ha iniciado una campaña para que las calles, en vez de jungla, sean lugar de encuentro. Ya comenzaron con mensajes en emisoras de radio y pronto se hará desde las escuelas, no solo de Fe y Alegría, que forma parte de la red, sino que invitará a centros educativos de otras redes.

El Observatorio de Seguridad Vial, que forma parte de la organización Paz activa, trabaja con organizaciones de la sociedad civil, por mencionar una instancia que hace labor de educación vial.

¿Se anima usted para hacer algo por la ciudadanía en la calle?

Redes sociales: @luisacpaz

Twittear
Compartir
Compartir
Pin