Saltar al contenido

Web

Joven emprendedor, creo en Dios y sus promesas, programador, apasionado por las tecnologias y Fundador de Empresario Virtual, poeta http://www.empresariovirtual.org Mil Palabras!

Fe y Alegría: sexagenaria con energía

¿Usted es de los que cree que alguien con más de 60 años ya tiene poco qué hacer o qué inventar? Pues se equivoca: ahora es cuando se puede innovar porque está la sabiduría de los años reflexionados, los aprendizajes adquiridos incluso de los errores y si usted además se sabe juntar con gente positiva, habrá ánimo para emprender soluciones ante cada reto. Eso es válido para las personas y también para las organizaciones. En esta oportunidad me voy a permitir echar flores a mi “familia grande”: Fe y Alegría. Estamos de cumpleaños, ¡son 62 años! y el lema es “Aprendemos y emprendemos”.Leer más »Fe y Alegría: sexagenaria con energía

Ollas solidarias escolares

LP21– Maestra: ¿vamos a utilizar las tazas? -preguntó con dulzura la pequeña a la maestra Nancy, de la escuela Fe y Alegría Santa Ana, de Valencia.

Afortunadamente la maestra pudo decirle que sí, lo cual significaba que tendrían sopa para todos, gracias a la “Olla Solidaria Escolar”, el último emprendimiento social de Fe y Alegría para mitigar los efectos del hambre en niños, niñas y adolescentes.Leer más »Ollas solidarias escolares

Y mientras tanto, la niña murió

LP2Carmen tenía 8 años, era de la etnia jivi (guahibo dicen los criollos), una etnia que habita zonas de Colombia y Venezuela. Su familia, como muchas otras, debido al problema del hambre, se han ido desplazando de sus comunidades a pueblos criollos, donde no les va mejor, pero buscan que comer y, a veces, consiguen algo. Eso hizo la pequeña que caminaba con su padre por la carretera que pasa por su comunidad: consiguió un pan en el suelo, cerca del vertedero de basura a la salida de Morichalito –sur del estado Bolívar, sierra de Los Pijiguaos-, lo tomó y lo comió. Lo compartió con su papá. Se puso mal la niña, corrieron y la llevaron al dispensario de Bauxilum, pero no resistió y murió. El pan tenía algún veneno. Su padre sobrevivió y pudo ir al funeral.Leer más »Y mientras tanto, la niña murió

Carta al nuevo Ministro de Educación

LP21Respetado señor Ministro:

Usted acaba de ser nombrado responsable último de una “cartera” con muchos bolsillos: Educación, con sede administrativa en un edificio que tiene 20 pisos. De verdad, no lo envidio. Tendrá mil y una cosa que mirar. Yo sólo he ido a dos o tres pisos de la esquina de Salas y llevo más de 40 años entre maestros, escuelas, madres y padres con hijos en aulas. ¿Qué tal usted que apenas comienza a conocer de ese tema? Leer más »Carta al nuevo Ministro de Educación