Audio 1
Audio 2
Audio 3
Audio 4
Audio 5
Audio 6

Resumen de ideas

La Educación a Distancia (EaD) con menos estrés. Lo primero que debemos tener en claro es aceptar que hay muchas cosas que no sabemos de la Educación a Distancia, aunque no es nuevo para Fe y Alegría.

Nosotros los educadores no debemos sentirnos mal por no tener herramientas para hacer Educación a Distancia. Esto debemos reconocerlo.

Según UNESCO, UNICEF y el Banco Mundial, sólo el 50% de los paises encuestados manifestaron que sus Gobiernos habían proporcionado una formación adicional para este tipo de educación. En América Latina, cerca del 80% de los maestros de primaria y secundaria no tiene elementos ni herramientas para hacer EaD.

Es importante que los docentes sepamos ¿para qué educamos?. Es mucho más que solo enviar tareas.

1 Primer consejo: no podemos perder el lazo afectivo en el hecho educativo. Hacer preguntas afectivas, para reconocer sentimientos, emociones. Hacer puentes entre lo afectivo y lo cognitivo.

2 Segundo consejo: al ser a distancia, la atención es más difícil de captar. Es un reto ser creativo. Hacer relaciones entre el contenido y la aplicabilidad en la vida real. Freire siempre mencionaba la importancia de la pedagogía de la pregunta.

3 Tercer consejo: hay que tener un mínimo de coordinación entre los profesores. No pueden trabajar los profesores por separados, se recargan los niños con las tareas.

4 Cuarto consejo: hay que ser muy claro en lo que se pide. Hay que explicar el contenido antes de presentar las actividades.

5 Quinto consejo: mucha comprensión con los requerimientos, sobre todo los del interior. No se puede ser muy exigente con las fechas en las entregas. Hay que dar un lapso para que los estudiantes tengan tiempo para recibir, desarrollar y enviar las actividades.

6 Sexto consejo: no podemos suponer que los estudiantes saben o conocen la plataforma que vamos a usar para este trabajo. Hay que explicar primero cómo se usan las plataformas.

7 Septimo consejo: la evaluación es un paso muy importante, no se trata solo de aprobar o reprobar. Es importante las retroalimentaciones, felicitarlos. Es necesario que el mismo docente evalúe también su trabajo.

8 Octavo consejo: hay que respetar los horarios y los días. El cerebro cansado no funciona. Se merecen descansar los mismos docentes en sábados y domingos.

9 Noveno consejo: si reconocemos que no tenemos suficientes herramientas, busquemos ayuda. Investiguemos otros programas educativos para docentes.

10 Décimo consejo: escuchen a los estudiantes y a los padres y representantes, para saber cómo están sintiendo todo esta nueva manera de educar.

Categorías:

Twittear
Compartir
Compartir
Pin