Saltar al contenido

Perspectiva psicológica para la resolución de conflictos en el aula

Audio 01
Audio 02
Audio 03
Audio 04
Audio 05
Audio 06
Audio 07
Audio 08

Culminada la fructífera jornada de hoy, les dejamos algunas ideas que son necesarias recordar:

📍 Hay que distinguir entre lo que es conflicto y violencia, ya que no son la misma cosa, pues la violencia es un claro exponente del primer término.

📍 La violencia siempre está asociada a conflictos, pero el conflicto no siempre contiene situaciones de violencia.

📍 Se puede definir el conflicto como una situación producto de un enfrentamiento de los intereses o las necesidades de una persona con los de otra.

📍 El conflicto es totalmente natural en el ser humano, ya que no es otra cosa que diferencias de criterios, intereses o puntos de vista.

📍 Sin embargo, la educación sobre el conflicto constituye una parte esencial para la construcción de la educación de la paz.

📍 El no gestionar adecuadamente los conflictos, puede acabar provocando estallidos de violencia física o verbal, incluso en bullying.

📍 Las áreas de conflicto más comunes en el ámbito escolar son:
✓ Ausencia de empatía, que es la incapacidad para reconocer el estado emocional de otros.
✓ Impulsividad, que consiste en la falta de control de los impulsos que nos lleva a actuar y decir cosas sin previo pensamiento.
✓ Consumo de alcohol y drogas.
✓ Trastornos psicopatológicos.
✓ Antecedentes familiares de violencia.
✓ Entorno socio-cultural bajo.

📍 El docente debe aprender a detectar la presencia de estos factores, para que logre identificar los posibles focos potenciales de conflicto y poder intervenir de manera preventiva.

📍 Ante la presencia de un conflicto en el aula, el docente lo primero que debe hacer es mostrarse en calma y con tranquilidad para no actuar de forma compulsiva, poco racional e inteligente.

📍 Así mismo, practicar la escucha reflectiva o activa, que consiste en parafrasear y repetir a la persona que habla lo que ha dicho, para que de esta manera perciba lo que ha sucedido.

📍La técnica más común de intervención para la resolución de conflictos es la mediación, que consiste en un método de resolución de conflictos basado en el diálogo, el respeto y el consenso.

📍 La ruta a seguir, a través de la técnica de la mediación, es la siguiente:
1️⃣ Evaluación del conflicto, ya que se debe evaluar si el conflicto amerita una mediación o, por la gravedad, es necesario aplicar otros métodos.
2️⃣ La composición del órgano mediador, constituido por docentes y estudiantes para buscar solución al conflicto.
3️⃣ Preparación previa de la mediación, lo cual consiste en escuchar las distintas versiones del conflicto, investigar el caso y recopilar pruebas.
4️⃣ Compartir ideas de resolución del conflicto, cuya finalidad es establecer las mejores rutas para resolver la situación conflictiva.
5️⃣ Llegar a un consenso, que se trata de pactar, entre todos los implicados, un acuerdo consensuado que satisfaga a ambas partes.
6️⃣ Cerrar la mediación, lo cual se logra cuando, una vez pasado el tiempo, los implicados se reúnen nuevamente para valorar a dónde está el conflicto.

📍 Además, la mediación debe basarse en tres características básicas que la definen y conceptualizan: ser voluntaria, confidencial y sustentada en el diálogo.

🏫🏫🏫